Cinéfilo

Ayer tuve una fiebre tremenda
de esas que te estremece los huesos
de horas que no pasan nunca
como el cole
– lo sabes.
En los viajes flashee un par de cosas
que casi me uno al cristianismo
cuando me reverenciè
a la Virgen de Covadonga en Asturias.
Ví fotos unos días antes de la fiebre
y hasta casi se me iba al recordar
pero no
volvió
en forma de frase
que se me sembró
«La novia de Gary Oldman »
Así sin más
se quedó.
Flashiaba
que ¿Sí era tan bueno de villano?
Ó seguramente no hacía de malo
sino de Gary Oldman nomàs.
Son los cuentos
de la mala
o buena leche.
Cuándo te da la espina,
– bueno.
Una duda que parecía de días por el delirio.
Volví a la fiebre
pero mis células
me rescataron
y me puse más optimista.
Resulta que me hice la peli de que
me escalaba el Kilibanjaro
y que me quedaba poco para llegar
estaban ganándole al malestar
y todo sin el sponsor de cura plus.
Eso
de tanto leer a Bruce Lipton
Esa teoría de contagiar células
de hacer política
de creer un poco
en el dicho del dinosaurio vivo
el que nos pertenece
«del como te ven te tratan»…
Es creer o reventar
la fiebre se fue
pero me dio un espasmo
y la escupí.
Creo que me negué
a la pasa de uva esa
que se niega a ser abono.
Las células al toque
empezaron a crear más bacterias
Y yo acá sigo
por unos días más
pensando en que ojalá
la novia de gary oldman
lo deje
Y se valla a escalar el kilibanjaro
con sus amigas
y que la perdonamos
sí en ese viaje a Asturias
sin querer se le cae por la montaña
la virgen de Covadonga.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s