Sueño

Me veo a mí mismo salpicado de tinta, recopilando de un sueño; caballos siguiendo un hilo de agua en busca de vetustas fragatas dormidas. Que se abren camino río arriba por entre arbustos de algodón. Sus melenas de bronce se tornan en fuego al alejarse de mí.

A mí vista los veo perderse mientras me lleno de una incandescente estrella de luz.

En mí cuerpo, blando, como de plumas, siento una paz pulular en mi inmediatez.

Me acerco al hilo de agua y detrás mío veo un dromedario de mirada familiar.

Acaricio su mejilla y siento su candor.

Yo, salpicado en tintas. Monté el animal con sorpresiva naturalidad.

Me dejé guiar por él, era tiempo de ir a casa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s