14:46 lado occidental

Una mujer mayor una vez me dijo:
«No olvides el amor que traemos».
Que podíamos aliviar
lo que el mundo padecía, me dijo.
Parecía convencida
del aleteo de la mariposa en su boca.
Yo no dudé
del poder que activó mis aguas.
Y pense en todos los que de alguna forma, buscan restaurar la casa,
que es no es casa sin vida.
Y sentí muchas manos
abrazando a los elementales .
Pidiéndoles perdón, por ponerlos en contra.
La conciencia está en la boca
Donde aletea la mariposa.
Y no te olvides del amor que traemos.
Que son los colores del ala.
Pestañas de serafines
que duran un día.
Con el perfume del alma
que esconde una flor, que espera el perdón. Por favor no te olvides de abrir la boca, así la mariposa da vida a más aguas de alivio. Y las manos que unen, el aire donde viajan.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s