Un cometa

Con el alma inquieta, colgada de cabeza.
Luego del desorden que dejó la tormenta
se encuentra desierta y un poco sedienta.
El agua que calma, es una ballesta
De lunes en lunes ella se recuesta
En una montaña que le da respuestas
Ideas revueltas, la dejan despierta.
Oportunista.
Deja que pasen las horas de puesta
Para reflejarse en una grandeza
La luna perpleja de lejos la acecha
Orbita en su mecha, le tira una flecha Vacilando la esquiva, casi pudo sentir la ruina.
Pero en risas distantes ella se manifiesta.
Las lunas ahora son cientas
En el cielo abierto.
Y los domingos son autos que le llevan flores a dolores muertos.
Es cierto sus ojos se abrieron para cocer
Los bifurcados caminos del viento,
hoy solo es sentimiento.
Y en su mecha las estrellas arden.
Y la ruina fue la que la salvo, y hoy es flecha cubierta en fuego.
Conquistando el agua del cielo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s